Lo bueno, lo malo y todo lo que tienes que saber de los embutidos

Autora: Mariela Navarrete Bravo

¿Qué tienen de malo los embutidos? ¿Por qué no los podemos comer tan seguido?¿Realmente son malos? Seguramente te han dicho que los embutidos son malos, que hay que evitarlos a toda costa y que únicamente son los rezagos procesados que van sobrando de las diferentes carnes. Pero, ¿realmente sabes lo que contienen dichos alimentos?

Aquí te voy a contar qué pasa con ellos y qué los hace tan poco benéficos.

  • Su contenido de sodio: al ser alimentos cárnicos procesados, el embutido tiene que ser sometido a varios procesos para agregarle conservadores y alargar su vida de anaquel, y que sus características organolépticas no cambien tan rápido y permitan una mayor vigencia del producto. Es por esto que los embutidos tienen grandes cantidades de sodio en su composición. Como sabrás, el consumo excesivo de sodio puede provocar enfermedades como la hipertensión arterial.
  • El exceso de grasa: los embutidos por lo general, tienen en su composición grandes cantidades de grasa. Esto debido a que dichos rezagos de las carnes que lo conforman son comúnmente de cortes que no son magros, es decir, cortes con alto contenido de grasa. Por esta razón, no son recomendados en tratamientos de pérdida de peso, ni mucho menos para aquellas personas que presentan enfermedades cardiovasculares.
  • Almidones: muchas veces dentro del procesamiento de los embutidos, se llegan a utilizar almidones, entre otros azúcares, para efectos de sabor, conservación y reacciones químicas esenciales para la producción del embutido. Por esta razón, los embutidos, aunque son productos cárnicos, no son recomendados en tratamientos de control de peso con alta restricción de carbohidratos, como cetosis. Ya que además de contener proteína, los embutidos también pueden llegar a contener alto contenido de carbohidratos.

Estas sólo son algunas razones por la que los embutidos no son la mejor opción. Sin embargo, hay que recordar que todo en exceso es malo. Así que, si tú eres de los que consume salchichas, jamón, pepperoni, chorizo, etcétera. Trata hacerlo esporádico, para que no pueda generar algún daño a tu salud.

También te podrá interesar nuestro post: 10 datos que debes saber sobre la Dieta Cetogénica

Comentarios