Diabetes, las complicaciones que puede tener

Autora: Ma del Carmen Arias Gómez

La diabetes tipo 2 (T2D), es un tipo de diabetes que ocurre tradicionalmente en adultos y está asociada con la obesidad y un estilo de vida sedentario, al día de hoy es la novena causa principal de muerte en todo el mundo.

Debido a que es una enfermedad sistémica, sus efectos se sienten en prácticamente todas las partes del cuerpo. La mayoría de las complicaciones relacionadas con la diabetes tienen que ver con problemas en los vasos sanguíneos, que generalmente implican cambios en el flujo sanguíneo o en la capacidad de coagulación de la sangre.

Estas complicaciones generalmente se clasifican en dos grandes categorías: microvascular, involucra vasos sanguíneos pequeños; y macrovascular, que involucra vasos sanguíneos grandes. 

El daño microvascular es responsable de causar complicaciones en los ojos, los riñones y los nervios. Mientras que las complicaciones macrovasculares abarcan derrames cerebrales y enfermedades cardíacas y actualmente son la causa principal de muerte y discapacidad relacionadas con la diabetes. En algunas áreas del cuerpo, como las extremidades inferiores (piernas y pies), así como en la curación de heridas, pueden verse afectados vasos sanguíneos pequeños y grandes.

Las tendencias de complicaciones han cambiado hacia los adultos jóvenes que poseen altas tasas de obesidad, tabaquismo y estilos de vida sedentarios, así como presión arterial alta y niveles altos de colesterol (lípidos), lo cual contribuye a un inicio más temprano de complicaciones. 

La demografía de la diabetes tipo 2 también se está desviando hacia una población latina, como la nuestra, como el epicentro de su ascenso global. Por lo tanto, el aumento en las tasas de complicaciones puede deberse a cambios en los tipos de personas que desarrollan diabetes tipo 2. Las faltas de recursos económicos y la falta de educación nutricional, llevan a una alimentación desequilibrada y a una vida más sedentaria.

Si se tiene diabetes, el ejercicio es una de las mejores cosas que puede hacer para la salud. Puede mejorar su sensibilidad a la insulina y ayudar a desarrollar músculo y eliminar el exceso de grasa, esto contribuye en gran medida a mantener sus niveles de azúcar en sangre bajo control. 

Sin embargo, es probable que se deban tomar mayor precaución al hacer ejercicio que alguien que no tiene diabetes. Primero, consulte a su médico antes de comenzar o cambiar una rutina de ejercicios. Esto es especialmente importante si tiene sobrepeso o tiene antecedentes de enfermedad cardíaca, enfermedad vascular periférica o neuropatía diabética.

Para más información consulte: https://www.health.harvard.edu/blog/why-are-diabetes-related-complications-on-the-rise-2019091117725 

También te puede interesar el siguiente tema: Lo que tienes que saber sobre el consumo del azúcar

Comentarios