Informes:       (55) 43932421    ·     Pedidos:   (55) 54126327

La apariencia física es un reflejo de tu mundo interno.

26 de junio de 2018



Muchas veces escuchamos decir que lo de afuera no importa sino lo que uno trae adentro. En ocasiones, sucede que al vernos al espejo no nos gusta lo que alcanzamos a ver en esa imagen reflejada y quizá hay congruencia entre lo que vemos y lo que estamos sintiendo, pero, ¿qué pasa con nosotros en nuestro interior para poder llegar a un descuido de nuestro propio cuerpo? Respuestas a esta pregunta pueden ser muchas, todo depende de la historia de vida de cada uno de nosotros, sin embargo, aunque uno trate de “negar” que hay una congruencia entre lo que sentimos y lo que hacemos externamente, nuestra mente y nuestro cuerpo siempre están conectados.

Es importante tomarnos un tiempo para detenernos a pensar sobre qué es lo que está pasando con nuestras emociones, con lo que estamos sintiendo y con lo que estamos reflejado de todo ese mundo interno.

Algunas veces, llegamos a escuchar que “las apariencias engañan”, que “caras vemos, corazones no sabemos”, etc.; estos son dichos que de alguna u otra manera hacen referencia a que podemos vivir incongruencia entre lo que sentimos y lo que decidimos hacer respecto al cuidado de nuestro cuerpo. Por esta razón es que por momentos podemos sentir que no nos queda de otra, que aunque tengamos un caos en nuestro interior “hay que aceptar lo que no nos gusta por fuera, lo que no nos gusta al vernos en el espejo”.


Poco a poco, al ritmo de cada uno de nosotros es necesario trabajar en identificar, nombrar, comprender y expresar en conjunto con tu equipo de terapia de apoyo cada una de las sensaciones, emociones e interpretaciones que posiblemente estén generándote ruido interno y que por alguna limitante o resistencia están haciendo que te encuentres con cierto malestar que al final del día está siendo reflejado en tu espejo y con la gente a tu alrededor.

Imagen de Odoo y bloque de texto

Escrito por: Karen García

Psicóloga con 6 años de experiencia en clínica de adultos. Le apasiona la mente humana y cree firmemente en su vocación y en el cambio que puede conllevar a un ser humano a ser mejor día a día para con él y para con otros a su alrededor. En Vime ha logrado ayudar a cada persona a encontrar sus diferentes matices y a conocerse mejor llevando a cabo una comprensión de sí mismos a través del esfuerzo continuo y del cariño propio.