Informes:       (55) 43932421    ·     Pedidos:   (55) 54126327

Sobre la magia y esfuerzo

21 de abril de 2017


Cuando pensamos en agregarle un nuevo reto a nuestra vida, como puede ser el bajar de peso, de inmediato nos vemos en la encrucijada entre lograrlo por medio de la magia o del esfuerzo. En muchas ocasiones, por su sencillez, optamos por la primera que consiste en pretender que basta con decretar que las cosas van ocurrir, como si nuestra mente tuviera algún poder sobrehumano o como si todo el secreto se resumiera a encomendarse a algún santo o una divinidad. Desafortunadamente este camino solo suele llevarnos a la frustración, al autoengaño y a perpetuar lo inconcluso y los pendientes. La segunda alternativa consiste en comenzar a hacer aquellas cosas concretas y específicas que poco a poco nos van a ir acercando de un modo efectivo hacia nuestro objetivo, tiene que ver con tener la disposición a hacer cambios, salir de nuestra zona de confort, abrirnos a la posibilidad de pensar que podemos lograr aquello que siempre nos hemos considerado incapaces de alcanzar y cuestionar los mitos que hemos inventado sobre nosotros mismos. También se trata de ser pacientes y entender que las cosas firmes se van construyendo poco a poco, con pequeños pasos diarios que se van sumando y escalonando hacia nuestros objetivos.

Transformar aquellos castillos en el aire de nuestros sueños por modestas pero valiosas viviendas cimentadas en la realidad requiere de mucha pasión por vencer las dificultades y de aprender a confiar en los frutos de nuestro esfuerzo.

Es cierto que aún en el camino del esfuerzo vendrán mil y un imprevistos, cosas que se desvían de nuestro plan original, que nos toman por sorpresa y nos llenan en el momento de angustia e incertidumbre. Sin embargo lo mismo puede llegar a nuestra vida un momento de bonanza y fortuna que un instante accidentado y poco favorable para nuestros objetivos. Ante esta realidad de lo cambiante que puede ser la vida del ser humano, las únicas alternativas que nos salen al paso nuevamente son quedarnos como niños tratando de entender ¿por qué no sale el conejo del sombrero si ya repetimos las palabras mágicas mil veces? o ¿cómo puedo resolver este nuevo reto que no tenía contemplado en lo más mínimo? Sea cual sea nuestra elección, lo importante es no olvidarnos del esfuerzo y de perseverar en la búsqueda de nuestros sueños, pues también puede el niño llegar a convertirse en un gran mago y prestidigitador, siempre y cuando no pierda de vista el sudor constante que se requiere ir dejando diariamente en su camino.

Imagen de Odoo y bloque de texto


Escrito por: Rosa María Buendía

Con quince años de experiencia en psicoterapia, está interesada en aplicar el psicoanálisis para ayudar a los pacientes a conocerse mejor, a comprender sus emociones y a mejorar sus vínculos.